La Diputación de Alicante invertirá 950.000 euros en el nuevo pabellón deportivo de Redován que llevará el nombre de la UME

El portavoz de la Diputación de Alicante, Adrián Ballester, ha participado esta mañana en la presentación del nuevo pabellón deportivo cubierto de Redován, proyecto al que la institución provincial destinará 950.000 euros. El diputado, que ha estado acompañado por la alcaldesa del municipio, Nely Ruiz, ha destacado el trabajo conjunto desarrollado por ambas administraciones para impulsar esta infraestructura que, tal y como se ha avanzado en la rueda de prensa, llevará el nombre de la Unidad Militar de Emergencias  en reconocimiento al trabajo que ésta realizó en la comarca durante la DANA. El acto ha contado también con la presencia del subdelegado de Defensa en la provincia de Alicante, el coronel Juan Bosco Montero.

La ineficacia del Gobierno de Ximo Puig

Imagen de la firma del pacto del segundo gobierno del Botánico (Alicante Plaza)

“El movimiento se demuestra andando”, le espetó al resto de filósofos el griego Diógenes de Sinope mientras abandonaba el lugar en el que se debatía fervientemente sobre la existencia del movimiento.

También en la acción política, el movimiento se demuestra andando. Una cosa es el ruido que intenta difuminar el mensaje y otra cosa es la realidad. Todo esto viene a cuento por las ayudas del hiper anunciado Plan Resistir a los sectores afectados por la crisis de la pandemia y los supuestos retrasos de la Diputación de Alicante.

En primer lugar, el pasado 21 de enero el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en una reunión con los presidentes de las tres diputaciones de la Comunitat y las alcaldías de las tres capitales de provincia, anunció un plan de ayudas para los sectores afectados por los cierres decretados, financiado de manera conjunta por la administración autonómica, las diputaciones y los ayuntamientos.

En segundo lugar, el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, dio la orden ese mismo día para que la Diputación hiciera las modificaciones presupuestarias oportunas para la adhesión a ese plan. En un tiempo récord, la Diputación aprobó, seis semanas antes de lo previsto, su liquidación presupuestaria del año 2020 e incorporó su remanente de tesorería, para agilizar los trámites y poder adherirse al plan lo antes posible. Siguiendo los plazos que marca la legislación, sin perder ni un sólo día y convocando todos los órganos extraordinarios que han sido necesarios. Una vez pasado el tiempo que marca la ley para esto, la Diputación transfiere el importe líquido a las cuentas de los ayuntamientos, la cantidad que debe aportar a este plan.

Por lo tanto, la Diputación ya ha cumplido con los trámites legales, ha realizado la modificación presupuestaria y ha transferido a los ayuntamientos las cantidades acordadas con la Generalitat.

¿Y qué hace la Generalitat con este plan? Pues bien, el Consell lo realiza gracias a los fondos europeos REACT-EU. Estas ayudas no estaban previstas en los presupuestos de la Generalitat para el año 2021. Por ello, gracias a los fondos europeos, la Generalitat al recibirlos genera automáticamente los ingresos pudiendo disponer la ejecución del gasto, sin tener que hacer modificaciones presupuestarias ni tener que esperar los plazos legales que están establecidos. Es decir, que la Generalitat utiliza los fondos europeos y no pone ni un euro de su presupuesto ordinario en el plan resistir, a diferencia de las Diputaciones y Ayuntamientos que utilizamos nuestros fondos propios para dar las ayudas. Además, la Generalitat, en vez de transferir el dinero directamente a los ayuntamientos como ha hecho la Diputación de Alicante, realiza una operación de confirming con un banco que hace de intermediario para que en mayo ingresemos la aportación de la Generalitat. Ayuntamientos y Diputaciones nos ajustamos el cinturón para ayudar a los sectores más afectados por la pandemia, mientras que la Generalitat no pone ni un solo euro de su propio presupuesto.

¿Por qué la Generalitat delega en los ayuntamientos la tramitación de estas ayudas? Ante el fracaso de las ayudas a autónomos del pasado año, las incompatibilidades con otras ayudas como las que aprobamos en la Diputación de Alicante y los problemas para pedir ayudas con la sede electrónica de la Generalitat (que falla más que una escopeta de feria), el Consell prefiere delegar estas ayudas en las administraciones locales por su eficacia en la gestión. Como siempre, a las administraciones locales nos toca pagar los platos rotos.

Una cosa es la política de desconcentración y descentralización en los ayuntamientos. Otra cosa es la desidia de reconocer que tu gobierno es incapaz de hacer las tareas más fundamentales que se tiene como Administración Autonómica. Ahora la Generalitat tiene que pedir a los maltrechos ayuntamientos el trabajo y responsabilidad que el Consell de la Generalitat debería asumir. 

Que quieren que les diga, que estoy muy orgulloso del trabajo que han hecho las personas al frente de estas tareas en la Diputación, que en un tiempo récord han realizado todo el trabajo necesario para poner en marcha estas para las ayudas y otras que hemos activado para movilizar la economía alicantina y hacer frente a las consecuencias de esta terrible pandemia. También del trabajo de los ayuntamientos, que con escasos recursos están al pie del cañón atendiendo con responsabilidad y eficacia a toda la ciudadanía. El movimiento, se demuestra andando y nosotros no hemos dejado de caminar.

Autor: Adrián Ballester Espinosa

Vicesecretario comunicación 

Partido Popular de la provincia de Alicante

La Diputación impulsa la implementación de la Agenda 2030 en su organización y la extiende a los municipios de la provincia

  • El departamento de Formación ofrecerá cursos a los ayuntamientos para fomentar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible  
  • La institución abre un periodo de consulta con la participación de ayuntamientos, departamentos, organismos autónomos y grupos políticos para fijar las líneas a reforzar

05-04-21.- La Diputación de Alicante sigue trabajando en el desarrollo de acciones para la implementación de la Agenda 2030 en su propia organización, fomentando, al mismo tiempo, que los municipios de la provincia se sumen también a este proceso de consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por las Naciones Unidas.

Con este fin, se ha reunido la Comisión Agenda 2030, integrada por los distintos grupos políticos, en los que, entre otras cuestiones, se ha aprobado el diagnóstico de la situación de cumplimiento de los citados objetivos en la Diputación, así como el inicio de la redacción del Plan de Acción.

En este sentido, el diputado de Proyectos Europeos, Agenda Digital e Innovación, Adrián Ballester, ha resaltado que el análisis realizado en relación con las políticas e instrumentos que desarrollan los diferentes departamentos, organismos autónomos y entidades “demuestra que estas se ajustan, en gran medida, a los indicadores y metas establecidos por el Gobierno de España y la Generalitat para el cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Poner fin al hambre y a la pobreza, garantizar una vida sana y una educación inclusiva y equitativa, lograr la igualdad de género, garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el acceso a una energía asequible y moderna, promover un crecimiento económico sostenible, el pleno empleo y el trabajo decente, combatir el cambio climático o conservar los mares y océanos son algunos de los objetivos fijados por la ONU.

“Las políticas y acciones que en materia social, económica o medioambiental estamos desarrollando consolidan el compromiso y la apuesta de la Diputación por la Agenda 2030 para construir una provincia sostenible en el sentido amplio e integral del término”, ha señalado Ballester, quien ha agradecido la labor de los trabajadores y técnicos de la institución provincial que se han implicado en esta importante tarea.

Una vez realizado este diagnóstico y definida la situación, la institución va a trabajar en el plan de acción, para lo cual se dará participación a los municipios, a los diferentes departamentos y organismos y a los grupos políticos de la institución, así como a la comisión técnica constituida con el fin de dar asistencia en esta materia, para definir las líneas y acciones transformadoras a desarrollar por la Diputación.

Cursos formación

Por otro lado, y con el fin de involucrar a los ayuntamientos en el desarrollo de la Agenda 2030 en sus respectivos municipios, la institución provincial también ha dado el visto bueno a los cursos que sobre esta materia se impartirán en el marco del Plan General de Formación de la propia Diputación.

“Al igual que queremos que sean los ayuntamientos los que nos transmitan su opinión sobre las medidas que la Diputación debería reforzar, también pretendemos fomentar esta cultura entre las entidades municipales formando a los funcionarios, técnicos municipales y cargos electos en esta materia”, ha destacado.