Los alcaldes del PP acusan a Puig de “ahogar” la Vega Baja al no plantear el avance a la fase 2

  • Los populares exigen saber el “cambio de criterio” de áreas a la provincia y la “incertidumbre” sobre los anuncios fallidos a pasar la Fase 2
  • “La incertidumbre vuelve a costar pérdidas de empleo y futuro”, asegura el coordinador comarcal, Adrián Ballester.

20, mayo, 2020.-  Los alcaldes populares de la Vega Baja acusan al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, de “ahogar” la Vega Baja al negarse a avanzar a Fase 2 en esta comarca al haber cambiado las áreas sanitarias por la demarcación provincial. “La recuperación que supone la apertura de comercios, hostelería  y negocios de hace una semana se ha parado en seco en una comarca que necesita ayuda del Consell y solo se encuentra con trabas y olvido por parte del Gobierno autonómico de Valencia”, asegura el coordinador popular en la Vega Baja, Adrián Ballester.

         “La incertidumbre vuelve a costar pérdidas de empleo y futuro para la Vega Baja”, afirma Adrián Ballester, “puesto que el Consell anuncia el domingo que avanzarán las zonas en Fase 1 a Fase 2 y dos días después dice todo lo contrario”. Asegura que “muchos negocios estaban preparándose ya para la próxima semana y muchas personas ilusionadas con volver a sus empleos y ven que ni tienen futuro ni cobran su ERTE”.

Todo “por un cambio de áreas sanitarias a la provincia sin ninguna explicación ni criterio fundado que iguala por debajo la provincia de Alicante y la asemeja a otras zonas más castigadas por el coronavirus que no tiene nada que ver con la situación sanitaria, social y económica de la comarca de la Vega Baja”. Ballester remarca que “la Generalitat se alía con Pedro Sánchez en una decisión que perjudica a la Vega Baja y a la que no se ha tenido en cuenta”.

El portavoz popular condena la “nula empatía” de la Generalitat Valenciana de PSOE, Compromís y Podemos con la Vega Baja. “Los alcaldes pelean todos los días contra la crisis sanitaria, económica y social sin ninguna ayuda desde Valencia”, lamenta el representante de los populares en la comarca. Recuerda que “nadie del Consell se dirige a los municipios ni para darnos datos ni para informar de la situación sanitaria ni para tomar medidas, ni sabemos qué planes tiene el Consell y lo único que nos llega es que no vuelve a poner en el furgón de cola cuando los datos siempre han sido más positivos que en otras zonas de la provincia”.

Los alcaldes populares exigen que el presidente de la Generalitat Valenciana conteste a los ciudadanos de la Vega Baja: “¿Por qué cambia de áreas sanitarias a la provincia? ¿Cuál es el motivo ahora para no pedir el cambio a la Fase 2? ¿Cuál es la situación de la Vega Baja, en sus municipios, para que no sigan adelante? ¿Se ha producido un rebrote?” Adrián Ballester insta al jefe del Consell y a la Consellería de Sanidad a que responda a estas cuestiones y explique a los habitantes de la Vega Baja porque les detiene su recuperación”.

“La situación de indiferencia del Consell con la Vega Baja es endémica”, critica Ballester, quien recuerda que “la Vega Baja es una tierra doblemente castigada, primero con la DANA de septiembre y ahora nos vuelve a castigar sin motivo a no pedir pasar a fase 2”. Consideran los populares que “lo único que quiera la Generalitat de la Vega Baja son fotografías porque de la comisión de Orihuela no queda novedad”.

Ballester lamenta que “la Comunitat Valenciana llegue solo hasta Elche para la Generalitat y no tenga ni un mínimo de comunicación con la Vega Baja, a la que está abandonando y dejando a su suerte a sus habitantes”.

El PP defiende que el valenciano deje de ser un obstáculo para trabajar en la Administración en los municipios castellano parlantes

  • El PP presentará mociones en todos los Ayuntamientos de la Vega Baja.
  • Aboga también porque los niños de esos municipios no deban estudiar en valenciano
  • Los populares obligan a ‘mojarse’ a todos los partidos políticos con una moción que arrancará en los ayuntamientos de la Vega Baja
  • El documento insta a llevar la decisión de los Consistorios a la Mesa de las Cortes Valencianas y se ampara en los derechos recogidos en la Constitución española
  • Adrián Ballester afirma que la iniciativa “simplemente recoge el clamor de la calle que Puig, Oltra, Podemos y Marzà no quieren escuchar”

11/07/16. El Partido Popular se opone a que el valenciano sea un requisito para ser funcionario. Los Populares consideran que es “un sin sentido” que en municipios donde no se habla el valenciano se imponga el conocimiento del mismo y sea una exigencia para trabajar en un Ayuntamiento de comarcas como la Vega Baja, mayoritariamente castellanoparlantes. Además, aboga también porque los niños de esas comarcas no tengan la obligación de estudiar en valenciano.

Así, lo ha anunciado hoy el coordinador del PP en la Comarca de la Vega Baja Adrián Ballester, quien ha explicado que esta iniciativa “no es de parte ni partidista, sino el producto de escuchar la voz de la calle. Simplemente, recoge el clamor de la calle que Puig, Oltra, Podemos y Marzà no quieren escuchar”.

Ballester ha anunciado que el PP va a presentar mociones en los ayuntamientos de la Vega Baja para defender la exención del valenciano y que no sea un requisito para poder opositar.

Ballester ha destacado que la moción “se fundamenta en dos ideas: libertad y respeto. Libertad de elección para las personas y respeto a la tradición, a las costumbres y a los usos lingüísticos de cada zona” y ha añadido que “nos amparamos en una ley de rango superior a todas las demás, que es la Constitución española, que consagra el derecho a hablar en castellano en todo el territorio del Estado español”.

Ballester ha subrayado que “vamos a trasladar a la Mesa de las Cortes Valencianas la decisión de los ayuntamientos”. El responsable popular ha lamentado “la falta de consenso, de diálogo y de altura de miras” del Consell de la Generalitat y ha puntualizado que “esta moción no pretende atacar el valenciano, sino defender un principio básico de la convivencia que es el derecho a decidir, al que tanto Puig, como Oltra, Marzà y Podemos dan la espalda de un modo permanente, porque confunden gobernar con mandar. Y no es lo mismo. Gobernar es hacer lo que reclama la mayoría. Mandar es tomar decisiones a pesar de lo que opina la mayoría”.

Ballester ha explicado que “los alicantinos no entenderían que los políticos cercenásemos el acceso a función pública por no saber valenciano. Y las familias no entienden que sus hijas e hijos pierdan puntos que luego son esenciales para elegir carrera universitaria por saber o no valenciano. Estos son mantras con los que hay que acabar si queremos igualdad de derechos para todos y en todas las partes de la Comunitat Valenciana”.

“Como estamos ante un Consell que habla mucho pero escucha muy poco, llevamos estas iniciativas como mociones a los ayuntamientos. Estamos dispuestos a dialogar, pero desde una premisa básica, que es escuchar a la calle y gobernar a favor de las personas y no contra ellas, como parece hacer el Consell”.

Ballester ha concluido que “la Comunitat Valenciana no es Cataluña. Ni queremos que lo sea. La Vega Baja y la Provincia de Alicante se merecen un respeto que no vemos por parte del tripartito. Y, por ello, lo vamos a exigir”.