La ineficacia del Gobierno de Ximo Puig

Imagen de la firma del pacto del segundo gobierno del Botánico (Alicante Plaza)

“El movimiento se demuestra andando”, le espetó al resto de filósofos el griego Diógenes de Sinope mientras abandonaba el lugar en el que se debatía fervientemente sobre la existencia del movimiento.

También en la acción política, el movimiento se demuestra andando. Una cosa es el ruido que intenta difuminar el mensaje y otra cosa es la realidad. Todo esto viene a cuento por las ayudas del hiper anunciado Plan Resistir a los sectores afectados por la crisis de la pandemia y los supuestos retrasos de la Diputación de Alicante.

En primer lugar, el pasado 21 de enero el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en una reunión con los presidentes de las tres diputaciones de la Comunitat y las alcaldías de las tres capitales de provincia, anunció un plan de ayudas para los sectores afectados por los cierres decretados, financiado de manera conjunta por la administración autonómica, las diputaciones y los ayuntamientos.

En segundo lugar, el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, dio la orden ese mismo día para que la Diputación hiciera las modificaciones presupuestarias oportunas para la adhesión a ese plan. En un tiempo récord, la Diputación aprobó, seis semanas antes de lo previsto, su liquidación presupuestaria del año 2020 e incorporó su remanente de tesorería, para agilizar los trámites y poder adherirse al plan lo antes posible. Siguiendo los plazos que marca la legislación, sin perder ni un sólo día y convocando todos los órganos extraordinarios que han sido necesarios. Una vez pasado el tiempo que marca la ley para esto, la Diputación transfiere el importe líquido a las cuentas de los ayuntamientos, la cantidad que debe aportar a este plan.

Por lo tanto, la Diputación ya ha cumplido con los trámites legales, ha realizado la modificación presupuestaria y ha transferido a los ayuntamientos las cantidades acordadas con la Generalitat.

¿Y qué hace la Generalitat con este plan? Pues bien, el Consell lo realiza gracias a los fondos europeos REACT-EU. Estas ayudas no estaban previstas en los presupuestos de la Generalitat para el año 2021. Por ello, gracias a los fondos europeos, la Generalitat al recibirlos genera automáticamente los ingresos pudiendo disponer la ejecución del gasto, sin tener que hacer modificaciones presupuestarias ni tener que esperar los plazos legales que están establecidos. Es decir, que la Generalitat utiliza los fondos europeos y no pone ni un euro de su presupuesto ordinario en el plan resistir, a diferencia de las Diputaciones y Ayuntamientos que utilizamos nuestros fondos propios para dar las ayudas. Además, la Generalitat, en vez de transferir el dinero directamente a los ayuntamientos como ha hecho la Diputación de Alicante, realiza una operación de confirming con un banco que hace de intermediario para que en mayo ingresemos la aportación de la Generalitat. Ayuntamientos y Diputaciones nos ajustamos el cinturón para ayudar a los sectores más afectados por la pandemia, mientras que la Generalitat no pone ni un solo euro de su propio presupuesto.

¿Por qué la Generalitat delega en los ayuntamientos la tramitación de estas ayudas? Ante el fracaso de las ayudas a autónomos del pasado año, las incompatibilidades con otras ayudas como las que aprobamos en la Diputación de Alicante y los problemas para pedir ayudas con la sede electrónica de la Generalitat (que falla más que una escopeta de feria), el Consell prefiere delegar estas ayudas en las administraciones locales por su eficacia en la gestión. Como siempre, a las administraciones locales nos toca pagar los platos rotos.

Una cosa es la política de desconcentración y descentralización en los ayuntamientos. Otra cosa es la desidia de reconocer que tu gobierno es incapaz de hacer las tareas más fundamentales que se tiene como Administración Autonómica. Ahora la Generalitat tiene que pedir a los maltrechos ayuntamientos el trabajo y responsabilidad que el Consell de la Generalitat debería asumir. 

Que quieren que les diga, que estoy muy orgulloso del trabajo que han hecho las personas al frente de estas tareas en la Diputación, que en un tiempo récord han realizado todo el trabajo necesario para poner en marcha estas para las ayudas y otras que hemos activado para movilizar la economía alicantina y hacer frente a las consecuencias de esta terrible pandemia. También del trabajo de los ayuntamientos, que con escasos recursos están al pie del cañón atendiendo con responsabilidad y eficacia a toda la ciudadanía. El movimiento, se demuestra andando y nosotros no hemos dejado de caminar.

Autor: Adrián Ballester Espinosa

Vicesecretario comunicación 

Partido Popular de la provincia de Alicante

La Diputación de Alicante lamenta que Pedro Sánchez y Ximo Puig hayan causado pérdidas millonarias a la provincia de Alicante

El diputado de Infraestructuras, Javier Gutiérrez, reclama a la Generalitat que sea clara con los empresarios, autónomos y pymes durante las sucesivas fases de la desescalada para evitar más perjuicios económicos

El portavoz del equipo de Gobierno achaca al Consell su falta de transparencia con la ciudadanía y le pide que no engañe más a la población en las sucesivas fases de la desescalada

15-05-2020. El portavoz del equipo de Gobierno de la institución provincial, Adrián Ballester, y el diputado de Infraestructuras, Javier Gutiérrez, han lamentado hoy que “la mala gestión y las batallas internas del PSOE están provocando pérdidas millonarias a la provincia de Alicante en plena pandemia por la COVID-19”, al tiempo que han reclamado al president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, que “no engañe más a la población y a los empresarios, autónomos y pymes en las sucesivas fases de la desescalada, porque nos jugamos nuestro futuro”.

Además, han insistido en que todavía “no conocemos con certeza cuántos test se han realizado en la provincia, ni en qué ciudades o departamentos de salud y tampoco tenemos clara la incidencia del virus por municipios, con número de contagios o fallecidos en cada población”.

En este sentido, Adrián Ballester ha remarcado que “la única certeza de la que disponemos es que esta situación viene provocada por los desencuentros en las filas socialistas y por las erráticas estrategias políticas adoptadas”.

“El tránsito íntegro de la provincia a la Fase 1 en el proceso de desescalada se aprueba hoy tras la decisión que tomó el Gobierno de España la semana pasada de dejar fuera de la misma a Alicante o Elche, ciudades que ejercen como motor económico e industrial de la provincia y cuya paralización de actividad ha supuesto perdidas millonarias”, ha concretado Ballester, quien por este motivo ha insistido que el president de la Generalitat “no puede congratularse ahora de que toda la provincia haya pasado cuando el daño ocasionado es irreparable”. 

Tal y como ya advirtió el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, hace unos días, el perjuicio ocasionado a empresas, trabajadores, comercios y establecimientos de hostelería “es irremediable” según el portavoz que, además, achaca a Puig “su falta de transparencia en esta situación y su irresponsabilidad con los ciudadanos de toda la Comunitat” por generar en su día falsas expectativas, con las consiguientes pérdidas económicas para pymes y autónomos.

En este sentido, Adrián Ballester ha reclamado al Consell, para las futuras fases de desescalada que sucederán a esta, que “vaya con la verdad por delante, que sea claro y certero y que no engañe a los ciudadanos con promesas falsas que luego no pueda cumplir”.

“Nos jugamos mucho en este proceso y no estamos dispuestos a perder ni más tiempo ni más dinero”, ha manifestado, por su parte, el diputado de infraestructuras, Javier Gutiérrez, quien ha detallado que, según un estudio de INECA, “la provincia de Alicante está dejando de generar unos 30 millones de euros al día por la crisis de la COVID-19 durante estos dos meses de confinamiento”.

“Si se alarga esta situación en el tiempo y además con cambios inesperados de última hora que provocan aún más incertidumbre y perjuicio económico las consecuencias pueden ser catastróficas a corto y medio plazo para la provincia de Alicante”, ha concluido Gutiérrez.

Regreso al pasado

Artículo publicado en el diario ABC en su edición de Alicante el pasado día 02/04/2012:

Ayer terminó el particular viacrucis del exsecretario general del PSPV, Jorge Alarte. Después que el sábado el congreso nacional (no autonómico ni regional) de su partido le tumbara su gestión como secretario general, y después perdiese las elecciones a secretario general, ayer era el último día para dar la cara después del mal trago.

En Alarte depositaron muchos la confianza en regenerar un PSPV que todavía no había digerido la pérdida de la Generalitat Valenciana en el año 1995 y que todavía andaba cabizbajo buscando cuales fueron las razones de esa pérdida así como quién podría ser la segunda parte de Joan Lerma. El entonces alcalde de Alacuás no tenía las bendiciones del lermismo para ser ungido secretario general del PSPV y candidato a la Generalitat. Seguramente por que no estaba bajo el mando de éstos.

El mejor día al frente de la secretaría general del PSPV de Jorge Alarte fue el primer día que fue elegido secretario. Su contrincante en aquel entonces y hoy ganador, le ha estado esperando con tranquilidad la fecha de caducidad política durante cuatro años complicando su gestión, no solo en Blanquerías, sino también a lo largo y ancho de la Comunidad Valenciana.

Precisamente, la carta de despido, ha venido a entregársela personalmente Rubalcaba. Rubalcaba, Ximo Puig, Cipriá Ciscar, políticos forjados en la transición española que no han sabido encontrar el momento de decir un adiós a la cosa pública y siguen después de tres décadas embelesados seguramente por la erótica del poder.

En la nueva ejecutiva o comisión nacional, se ha intentado a integrar a las diferentes familias o sectores, sin un gran beneplácito de los delegados del cónclave. Algunos de esos nuevos nombramientos destaca Pajín que ha pasado de ser la número dos del PSOE a la número dos del PSPV.

Del debate de ideas poco. Lo que sí, han reconocido por fin que con Zapatero la Comunidad Valenciana no ha tenido la financiación autonómica acorde a sus características sociales, económicas y demográficas.

A mi juicio, el problema del Partido Socialista del Pais Valenciano, es precisamente ese. No se han dado cuenta que siguen viviendo en el Pais Valenciano, y no en la Comunidad Valenciana próspera y moderna del siglo XXI.