Artículo publicado en el Diario Información el 25/8/2022

Parece que se avecina un otoño caliente y en diversos frentes. No solamente afecta al agua del mar que ya lo está y que los expertos en climatología nos advierten que se dan las condiciones para que tengamos un septiembre de gota fría o de DANA como les llamamos ahora. Que nos lo digan a los del sur de la provincia de Alicante que aún tenemos en el recuerdo la última y que seguimos esperando las infraestructuras prometidas, además del mínimo mantenimiento de limpieza de cauces que no se ha hecho. Luego vendrán las madres mías.

La excepción ibérica no ha paliado la brutal subida de la luz que sigue siendo imparable. La pobreza energética de familias, autónomos y pymes es mayor que nunca. Y me pregunto: las autoridades con responsabilidades políticas de poner solución a ello, ¿no pueden hacer nada? ¿A qué se espera para cambiar radicalmente el modelo de cálculo del precio y huir de las especulaciones del mercado? ¿Dónde está el impulso político al autoconsumo con todas sus posibilidades o la creación de comunidades energéticas con agrupación de viviendas? ¿Qué formación se está dando a la población en general de buenos usos y consejos para abaratar el precio de la luz estudiando caso por caso? Está claro que no se puede permanecer con los brazos cruzados y ver pasar el tiempo. Es muy grave lo que ocurre y da pena ver la sensación de agobio de personas mayores que ya no saben qué hacer, familias que no llegan a fin de mes, personas con negocios que no pueden soportar la subida, a la que se suma el problema de aumento de precios de las materias primas. 

Por si fuera poco, ahora tenemos de vuelta el debate sobre peajes sí o peajes no. Y es que el antiguo Ministerio de Fomento ahora renombrado por Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha encargado a una consultora por 89.000 euros, que le diga si tiene que poner peajes o no. Como si el Ministerio no gozara de funcionarios de carrera de reconocido prestigio, tanto ingenieros de caminos, como los cuerpos de economistas del Estado o personal de intervención, que pudieran realizar un estudio serio y riguroso sobre el coste de las carreteras del Ministerio. Esto es, autovías y carreteras nacionales. Información actualizada de la que dispone por los diferentes contratos de mantenimiento y que perfectamente pueden hacer. Lo del truco de contratar a la consultora externa es una vieja táctica de la política para después justificar la decisión de implantación de la medida que previamente ya se tiene la decisión tomada. 

Se avecina, por lo tanto, un apoyo masivo de esta norma por parte de las terminales mediáticas al servicio del gobierno y de los correligionarios a sueldo en tertulias y en redes sociales en la defensa de esta cuestión que precisamente castiga a la llamada España vaciada en los desplazamientos que hacen las personas que residen en ella. O en los territorios, que a pesar de tener una gran población, como el área territorial Alicante-Murcia, tienen unas comunicaciones de transporte público tercermundista. Como el núcleo de cercanías Alicante-Murcia que es una auténtica vergüenza que la ciudadanía de esta tierra consintamos tener las peores locomotoras de todo el territorio nacional y una línea con un nefasto servicio que falla más que una escopeta de feria.

También tenemos la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado con algunas medidas como la subida de las pensiones, el pacto en el diálogo social entre patronal y sindicatos para la subida de sueldos a funcionarios y personal en convenio o el aumento del salario mínimo interprofesional. Ante un contexto como el actual del aumento del tipo de interés o la subida del precio de las materias primas, van a ser unas negociaciones difíciles porque las empresas no están para soportar muchas más bromas como para que te obliguen a poner una puerta corredera con la ley que se pretende aprobar hoy.

Se avecina pues, un otoño caliente, en modo totalmente electoral por el ciclo que se abre con las elecciones municipales y autonómicas, las elecciones generales y para finalizar, las elecciones europeas en mayo de 2024. Y con unos condicionantes externos que deberán ser tenidos en cuenta por las personas que aspiran a renovar un mandato o a ganar las elecciones si están en la oposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.