Alicante y Europa 🇪🇺

Hoy, día 9 de mayo celebramos el día de Europa. El día en el que se celebra la paz y la unidad del continente europeo, tras dos guerras mundiales que cambiaron la concepción del mundo. La propuesta del ministro francés de asuntos exteriores, Robert Schuman, que expuso en París tal día como hoy en 1950, propuso su tesis de una nueva era de cooperación política en Europa que desechara cualquier tipo de idea bélica. Al año siguiente, seis países constituían la Unión Económica Europea.

España se adhirió finalmente en el año 1986. Desde entonces, los españoles nos hemos beneficiado de formar parte de un conjunto de naciones que han permitido homogeneizar condiciones  de vida, sociales, económicas y políticas de los estados miembro. Entre ellas, mejorar las relaciones comerciales, permitir a los europeos a vivir, trabajar y tener la igualdad de derechos en cualquiera de los países de la Unión, o unificar el desarrollo económico y social de la Unión así como, la unificación de la moneda.

Alicante no se entiende sin la Unión Europea. En primer lugar, uno de nuestros sectores económicos fundamentales como el turismo, no podría haber tenido este desarrollo sin formar parte de la Unión. La apertura de fronteras, la igualdad de derechos de los ciudadanos europeos, las relaciones comerciales o la moneda única, son algunos de los aspectos que han ayudado al desarrollo económico de la provincia.

Algunos de los ejemplos que se ha beneficiado Alicante, son las inversiones en las infraestructuras fundamentales. Las autovías, carreteras autonómicas o el desarrollo de zonas rurales. El aeropuerto de Alicante-Elche, uno de los más importantes de España. No solamente tenemos mejores infraestructuras. También, el desarrollo de políticas sociales, la financiación de la formación profesional y la ayuda en aumentar la empleabilidad de las personas desempleadas.

Además, en Alicante tenemos la sede de la EUIPO. Una de las agencias más importantes de las instituciones europeas y que los alicantinos tenemos la suerte de albergar desde el año 1994. Según el informe de la Cámara de Comercio de Alicante, los empleos directos e indirectos superan los 2.000 y el presupuesto anual más de 470 millones. Además, una agencia que tiene beneficio neto y que es una de las que más demandas de empleo suscitan entre los empleados de las instituciones europeas por el atractivo que supone vivir en Alicante. Alicante se conoce en Bruselas.

La Diputación provincial de Alicante también está trabajando en las cuestiones europeas. Se han realizado diversos proyectos y actividades gracias a la financiación europea. Uno de los más destacados fue el “Proyecto Juventud Activa”, que se centraba en la formación de jóvenes para que después consiguiesen un empleo. Más de 100 empresas se involucraron en este proyecto para la integración laboral de los jóvenes. Por otro lado, el proyecto “Smart Costa Blanca”, centrado en la promoción de nuestra oferta turística y en consolidarnos como uno de los principales destinos de vacaciones. Por último, otro gran proyecto liderado por la Diputación y que contó con fondos europeos fue “Alicante por la inclusión”, un programa de formación y empleo para los colectivos más vulnerables. En definitiva, solo en los últimos dos años la Diputación ha captado más de 3 millones de euros gracias a la Unión Europea.

Los retos de la Unión Europea son muchos, uno la respuesta que de ante la situación de crisis vivida por la COVID. Los estados han estado trabajando conjuntamente en esta crisis, en la que la Unión se juega su credibilidad. Los euroescépticos no informarán las EPIs que se han conseguido, los recursos sanitarios que se han compartido. O que el BCE ha movilizado 1 billón de euros por para financiar medidas o una histórica paralización de  los objetivos de estabilidad y déficit presupuestario. Es cierto que la toma de decisiones en la UE son complejas, pero en las últimas semanas, se han tomado acuerdos que han costado meses y años de negociaciones. 

Además, Europa tiene el reto de la digitalización, las tecnologías disruptivas y encontrar su espacio de la soberanía digital. El desarrollo tecnológico es crucial, disminuir la dependencia tecnológica de Estados Unidos o China. Necesitamos construir esa soberanía digital europea con un ecosistema que permita, sin burocracia y excesiva regulación, estar a la altura de los retos mundiales y que permitamos mantener nuestros derechos, la privacidad de la protección de datos, para no frenar y quedarnos atrás en un tren que tiene alta velocidad y que Europa no puede perder.

Adrián Ballester es diputado de Proyectos Europeos de la Diputación provincial de Alicante

MÁS AYUNTAMIENTO, POR FAVOR

Creo que ninguno de nosotros tiene ninguna duda de que un ayuntamiento es la administración más cercana a la ciudadanía. Que los ayuntamientos, son las administraciones que dan una respuesta más inmediata a los problemas que tienen la ciudadanía, es una afirmación casi indiscutible. Las Administraciones miden su utilidad por las políticas que realizan y por la rapidez en dar respuesta a los problemas de la sociedad a la que sirven. Cualquier órgano público en estos momentos, y en la situación de crisis económica que ya asoma, debe justificar su supervivencia. 

La entidades locales son las Administraciones Públicas que más control han tenido en los últimos años. De forma consecutiva, han sido las únicas administraciones a las que han pedido que no cerraran su presupuesto anual con déficit, siempre con superávit, a diferencia del resto. Además, dentro del conjunto de la deuda pública de las Administraciones españolas, las entidades locales son las que menos déficit público representan (un 2% sobre el PIB) en comparación con comunidades autónomas (23,4%) y Administración General del Estado y Seguridad Social (69,2%). 

Los ayuntamientos y diputaciones han estado cumpliendo sus obligaciones prestando los servicios y competencias a la ciudadanía, con un difícil régimen jurídico y económico, sin tener mayores recursos por estar paralizada prácticamente sine die la tan hablada reforma local que nunca llega, con mayor capacidad financiera y de servicios públicos para estos. El buen funcionamiento de las entidades locales ha permitido, que año a año, se haya cerrado de forma positiva su liquidación presupuestaria, es decir, sin gastar más de lo que se ingresa. Ello ha producido, que la gran mayoría de ayuntamientos, tengan una hucha por ese superávit anual, que le llamamos el remanente de tesorería.

El gobierno de España ha propuesto utilizar el dinero que tienen ahorrados los ayuntamientos. Lo que pretende el gobierno central es simplemente hacer un atraco a los ayuntamientos. A ver cómo le explicamos a cualquier conciudadano, que el dinero que tiene ahorrado su ayuntamiento no se permite gastarlo en los problemas que tenga su municipio y que se lo vamos a enviar para que el Gobierno Central decida en qué gastarlo y donde. Esto atenta a la autonomía local de las entidades locales, así como la autonomía financiera de poder de decisión sobre sus ingresos y gastos.

Precisamente, lo que hay que hacer es todo lo contrario. Facilitar a las entidades locales a que puedan disponer de su superávit y el ahorro acumulado del remanente de tesorería. Tener libertad en hacer las políticas públicas que necesita su territorio y que demanda su sociedad civil. No estamos pidiendo una reforma local para tener más ingresos. No estamos pidiendo que nos financien los gastos que estamos teniendo en la gestión de la crisis de la COVID. Pedimos libertad y utilizar el dinero legítimamente ahorrado de un ayuntamiento. El mundo actual se construye desde lo local. Más ayuntamiento, por favor.

Adrián Ballester es portavoz del gobierno de la Diputación de Alicante y teniente alcalde del Ayuntamiento de Redován.

Carta a Rubén Ferrándiz, portavoz del PSOE en la Vega Baja

Artículo publicado en el Diario Información en su edición del sábado 3 de octubre de 2015:

Estimado Rubén,

Ayer me mencionabas en este medio en un artículo y he considerado conveniente contestarte para aclarar algunas cosas. En primer lugar, hablas de “vertedero” en Crevillente y deberías saber cómo responsable público que emite juicios de valor que lo de Crevillente no es un vertedero, sino una planta de transferencia.

Las plantas de transferencia, de las que tanto habéis demonizado los socialistas, no son vertederos. Son un recinto donde hay un traslado de residuos a contenedores con mayor tonelaje para prestar este servicio público de forma más eficiente.

Sobre el hecho que se produjo la semana pasada del cierre de la planta de transferencia en Crevillente, recordarte que la Generalitat ha copiado lo que hicimos en el PP el pasado año con la parada técnica de esta planta. Se han limitado a permitir el reparto de basuras en los diferentes vertederos de la provincia como informaba este medio.

Por poner un poco de luz sobre el asunto de las basuras del que tanto se ha escrito y comentado, resulta conveniente hacer un poco de memoria histórica sobre la sucesión de los hechos que se han producido. En el año 2008, todos los miembros del consorcio de basuras de la Vega Baja, incluidos los alcaldes socialistas de aquella época, aprobaron la adjudicación de basuras en la pedanía de Torremendo en Orihuela.

Posteriormente, una sentencia judicial por un recurso contencioso  determinaba que la mejor oferta del concurso del plan zonal era la que situaba el vertedero en Albatera y debía adjudicarse allí.

En un Estado de Derecho que sustenta la división de poderes, normalmente los partidos constitucionalistas respetan y acatan las sentencias judiciales. Pero el PSOE  en aquel entonces (año 2013), se puso la coleta para tergiversar, manipular y hacer demagogia con un asunto tan serio como acatar una sentencia judicial.

El Consorcio del Plan Zonal con la mayoría de votos del PP acató la sentencia y adjudicó el plan zonal donde indicaba la Justicia. No obstante, ante los incumplimientos contractuales de la empresa y con el visto bueno de varios juristas expertos en contratación pública, rescindió el pasado mes de enero el plan zonal de basuras, dejando la responsabilidad a los gobiernos que fuesen elegidos en las elecciones de mayo, la responsabilidad de hacer y poner en marcha un nuevo plan zonal de basuras.

El que firma este artículo, afirmó en este diario que el Plan Zonal estaba salpicado por la corrupción de caso Brugal. Un caso vergonzoso en la que habían implicados del PP y también del PSOE. Por suerte, en el PP ya no quedan ni una de las personas que son investigadas en este caso de presunta corrupción. No obstante, hay que recordar que la pieza del caso Brugal que se encuentra en investigación judicial nunca cuestionó corruptelas sobre  Albatera, sino sobre Torremendo.

A pesar de que el PSOE obtuvo en las elecciones del pasado mes de mayo los peores resultados electorales de los últimos años, los socialistas se encuentran inmiscuidos en una borrachera del poder, en la que se les ha olvidado que tienen que gobernar. Acostumbrados a calentar el sillón opositor, se encuentran en la tesitura de ejercer una acción de gobierno de la que no están acostumbrados. Ahora os toca gobernar la Generalitat y el Consorcio de Basuras, y por lo tanto, tomar decisiones.

Con el Partido Popular podéis contar para poner fin a uno de los problemas más importantes de la comarca en los últimos años, con responsabilidad, sentido común, consenso y lealtad.

Adrián Ballester. Coordinador del PP en la Vega Baja