Las políticas de Rajoy

Artículo publicado en el diario ABC edición de Alicante, el 20/02/2012:

Hace años que la crisis se ha convertido en el principal quebradero de cabeza de parte, si no toda, la sociedad. Crisis, recortes, gasto, ahorro, deuda y prima de riesgo, se han convertido en los tags mas mencionados.

Después de idas y venidas de políticas sin planificación y objetivos claros, el Gobierno de Rajoy ha hecho un cambio de rumbo con acciones de gobierno claras. Aquí cito algunas de ellas.

Control del déficit público: La administración pública no puede gastarse mas de lo que ingresa. La ley de estabilidad presupuestaria es una buena herramienta, estableciendo controles independientes en la fiscalización de la elaboración de los presupuestos y en la responsabilidad de políticos que se endeudan mas de lo que pueden.

Reforma de la administración pública: España ha experimentado cambios en la Administración desde la entrada en la Unión Europea. Desde el año 86 se ha hecho una descentralización de competencias en las Comunidades. Esa delegación de políticas no ha ido paralela de la reducción de los procedimientos administrativos; todo lo contrario. Actualmente, una persona, dependiendo de donde viva, puede encontrarse que un trámite lo tenga que hacer de forma diferente. Y no solo eso, que puede que tenga que pagar diferentes tipos impositivos en los tributos. En cambio la UE plantea realizar una convergencia fiscal europea. Por tanto, hace falta reordenar la tributación, simplificar al máximo los procesos administrativos, eliminar los no necesarios y agilizar los trámites que mayor beneficio tienen sobre nuestra maltrecha economía.

Transparencia y responsabilidad en la gestión pública: El dinero público de todos debe ser tratado con la máxima responsabilidad. La gestión pública debe ser eso, pública. Ofrecer datos e información en los procesos de contratación, de la gestión diaria, de saber en qué se gasta y por qué. Son principios de transparencia que ayudarían a que se pudiera palpar por cualquier persona si la gestión que se está realizando es acorde a la que debe realizar. En definitiva, dejar que el ciudadano se convierta en un interventor de la actividad pública, con responsabilidad y sin demagogia.

La política centrada en la persona: tener a la persona como centro de la acción política es fundamental, así como, mantener esa referencia para orientar la salida de la situación en la que vivimos y las medidas necesarias para ello, pensando antes hacia donde queremos ir y cómo queremos que quede la sociedad en términos políticos, económicos y sociales. La crisis en su conjunto, sólo se superará con un cambio profundo de actitudes y aptitudes de carácter personal, familiar e institucional.

Sentido común: Hemos hecho cosas que si aparentemente eran normales, no lo eran, y que si no lo eran, hemos intentado justificar de que sí. El relativismo intenta precisamente eso, justificar lo injustificable. El sentido común debe empapar a todas las áreas de la gestión pública y comprobar las acciones públicas que se efectúan, si hacen falta o no, y si son necesarias, pueden costar menos.

Los principios aquí mencionados son los que marcan el estilo de la acción pública del nuevo Gobierno. Ideas claras con el objetivo de que la economía española tenga un punto de inflexión y comencemos a crecer.

Juventud y crisis

Artículo de opinión publicado en diario ABC Comunidad Valenciana el 07-02-2008:

El pasado miércoles se presentaba en la sede nacional del Partido Popular un grupo de trabajo formado por miembros de la dirección nacional de Nuevas Generaciones, los directores generales de juventud de las Comunidades Autónomas gobernadas por el Partido Popular así como los diputados nacionales y senadores de Nuevas Generaciones.
Este grupo de trabajo va a realizar en 45 días un plan de políticas concretas que ayuden a las personas jóvenes a afrontar la situación económica que estamos viviendo. Vamos a hacer lo que el Gobierno de España no esta haciendo, y después presentaremos este Plan en el Congreso para comprobar si Zapatero apuesta o no por los jóvenes.
Los jóvenes son uno de los colectivos peor parados en este momento y son las políticas concretas las que de verdad ayudan a las personas.
En primer lugar propondremos un paquete de ayudas fiscales que disminuyan la carga en tributos de los jóvenes: mayor deducción por la adquisición de vivienda habitual, una deducción fiscal por la compra de vehículo, menor cuota tributaria en el Impuesto de Sociedades para las mercantiles con el 100% de capital en manos de jóvenes, mas bonificaciones en la contratación laboral de jóvenes y mayor bonificación para los jóvenes que se den de alta en el régimen de autónomos durante los primeros tres años.
La Generalitat está realizando esas políticas concretas que son las que verdaderamente ayudan a las personas jóvenes: mayor deducción a la vivienda habitual en el tramo autonómico del IRPF, créditos blandos y subvenciones para las personas que empiecen una actividad económica este año, subvenciones de hasta el 30% de la inversión en inmovilizado de las personas jóvenes que comenzaron una actividad por cuenta propia en el año 2008, ayudas al alquiler de los 18 hasta los 35 años, mas viviendas de protección oficial y becas-salario de 9 meses para los jóvenes recién titulados con el programa Salari Jove.
La Generalitat trabaja al límite de sus competencias en medidas que son buenas para los jóvenes. Ahora es el turno de que el Gobierno Central realice también políticas de juventud y no lo deje todo en manos de las Comunidades Autónomas.