La tesis de Camps

Artículo publicado en el diario ABC edición de Alicante el 13/02/2012:

Mucho se ha dicho estos días de la tesis de Camps; de todo, menos de su contenido. Aprovechando que quería estar presente en la defensa de una investigación tan actual como la de “propuestas para la reforma del Sistema Electoral”, cito aquí algunas de las conclusiones que el ya doctor expuso.

En primer lugar, tras la investigación del actual sistema electoral, el análisis de los resultados electorales de nuestra democracia, y la exposición de otros sistemas electorales, se concluye que, con el cambio de las circunscripciones electorales, que en la actualidad, es en provincias para las elecciones generales y autonómicas, a circunscripciones de mucho menor tamaño. En el caso de municipios, también se dividiría el territorio en distritos.

El objetivo de este cambio es precisamente que los candidatos que elijan los partidos políticos sean los mejores de cada lugar. Los mas trabajadores, los mas cercanos; que estén pegados a la ciudadanía que les tiene que elegir. Que sean personas que tengan contacto con sus conciudadanos, que sean conscientes de sus problemas y que les ponga soluciones. Asimismo, si finalmente optan una vez mas a la reelección de un escaño, los ciudadanos puedan examinarlo en las urnas.

Esta elección de los candidatos se combina con un sistema de listas abiertas, donde el ciudadano pueda elegir a un número de candidatos, tanto de un partido político, como de otro, para que sean los mejores los que formen parte del hemiciclo.

Así pues, se propone que el número de escaños vaya intrínsecamente relacionado con el número de habitantes de esa circunscripción. De manera que un escaño tenga el mismo peso en una zona, o en otra, y todos los partidos que concurran a esa elección le cueste un mismo número de votos conseguir un escaño. Esta propuesta también afectaría al caso de las elecciones europeas, con la elección de eurodiputados.

Otra de las propuestas que a mi juicio es interesante es la elección directa de los ciudadanos de la presidencia del gobierno, así como de la alcaldía del municipio.

De esta forma habría otra urna en la que, de los candidatos a diputados, en el caso del Congreso, o de concejales, en el caso de un Ayuntamiento, los ciudadanos eligen a la persona que quieren que ostente la Presidencia del Gobierno o la Alcaldía del municipio. Es decir, el candidato con mayor número de votos sería el elegido por los ciudadanos y los partidos no podrían elegir a sus candidatos.

En el caso del Senado, pasaría exactamente lo mismo, eliminando la elección directa de los parlamentos autonómicos y añadiendo como senadores natos a los presidentes de comunidades y ciudades autónomas del Estado para contribuir a ese papel de cámara territorial que tiene el Senado.

Una gran apuesta del doctor Francisco Camps en la reforma del sistema electoral. Coincido con él en la necesidad de la reforma. Y los ciudadanos en el CIS, también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.